ni chivatos ni chivatas ni agentes secretos

29/3/13

DANZA QUE DANZA, CALLAS UNA VEZ







['nada parece imposible bien pensado']


La vida, cuatro coches de carreras
absoluta.
mal que va
sin llegar a aquel lugar
desesperante. El  que no está
para fuegos ni alarmas
llamas,
 vida.
El que sufre invasión a cualquier precio
saldo positivo
en paz.
La vida,   tres compases
medidos en tres  tiempos
bien que viene
siendo soplo
 -siento polvo inmortal
sin clausura ni entrantes. Vida
a secas.
La aspirante  total a clandestina
en el margen oblicuo de olvidados
-eternos parentales. Ven mis ojos-
insanos de bondad por otras  nubes.
Vida
vis a vis, vital
programación,  igual  yerros que desvelo.
Vida  o amo
o  transito si puedo
ya  un instante
en la  secreta carreta hermosura  sin corcel:

(que  llevaba  las riendas, todo  impulsos
cuando al cabo
 dictó rayos luces. Sinvivir')

Vida
      vi
  da



19/3/13

VERA PRIMA, A MEDIAS CIEGA



      ['la alta y baja alcurnia no tienen quién las vista. Preguntad al ocaso']

      La tarde huele a beso

      besos la cercan y le crecen laureles
            de primavera.
      La tarde va en tapices
      de cuerpos y almas
      salpicando,  así sienten,  registros
           de rama en rama
      entre los marzos
      jarrón florido
      libre
          de cisnes blancos
      compás  de abriles,
      tarde de dioses
      y carros combativos
      antes que  invierno oscuro
      los precipite, valgos.

      La tarde es primavera
      corriente alterna
      como que gires
      cuestas arriba
      días abajo
      con la garganta seca
      de gritar

      cantos. Acantos miel de abejas.

      La tarde te son besos
      tesón y nardos
      como lirios
      como ciclamen
      como el narciso aquel
      bruñido y terso.
      rosado
      sin espinas de amor
      sin dardos.
      A tu tarde le asaltan rastros
          de mujer,
          de ir y venir el gentío

          insaciable
      a encantarle al blanco cisne
      bianco e dolce solo.
      Un llanto,
       ¡qué quieres, tarde!
      Primavera
      entre rojos encendidos  carmesí
      presto a prestarle

      a la vida noches de estrellas,
       concertadas de luna fría.
      presta  y menos
      a acostumbrar  mis ojos
        a la penumbra de luz artificial
      recién estrenada.
      [ Que te dicen que me han dicho si no volvió
       Primavera] a vestirse de nuevas y de blondas, a incrustarse dos alas redentoras
      -como Ícaro-
      volando de sol a sol.


        (Un veinte de marzo más.
        Un veinte de marzo menos)

    2/3/13

    Y a tanto cuelga del cielo

    ...

    ['en adelante, a volar,  alas caudales']


     Y no me quieres  saber,
    Media  Luna desconchada
    de repentes, tu fiel soltura de siglos
    aprendiendo a ser plata y espejos.
    No?
    Ahora no?
    inquieres, no sabes.

    No lo sabe, luna a ratos

    en  tanto cuelga del cielo y se  sabe
    generosa,
    como siempre en ritual amabilísimo,
    reclamada echando
    guiños precarios
    ¿a quién,
    mensaje escogido,  a quién?

    No se sabe,
    sobra abalorios
    cantos cuerdos

    de  en locura  disuelta por el ampo
    amarillento , según.
    A cabalgar por los aires
    A conectar por los siglos
    A reencarnar carne abierta, cicatriz
    actriz alto voltaje.
    A desestrellar candor,
    selenes solemnes, fúlgidas
    -me traspaso a concederte audiencia,
    ya lo sabes,-  engañosa, Amarylis sembrada
    en diez cantos desmayados,
    muy templada

    Lo sabrás en descolgar tu cabeza intonsa
    a saber
    luna y porfía,
    marzos con el sol suspenso
    de color rubor
    que tiñes.
    Capitán
    capital
    temblón.
     
    Qué poco saben de cielos deformes
    los que saben (1)
    Oh, sí  cuán  quieren saber,
    conformes,
    conque ignoran (2)



    [para un sarco, además]