ni chivatos ni chivatas ni agentes secretos

22/2/17

RUMORES. SON RUBORES

"no diré lo que sentí
que me quedé no sabiendo
toda ciencia trascendiendo"


-San Juan de la Cruz-





I


-la nube que dispersó al silbido
porque
'aquí validábamos todo tiempo inexacto

y el de nadie*
-'le vert paradis des amours'   "l'innocent paradis"
'basta con decirle  voy
basta pastar en la pradera hilos de luz tenue
'ceñirse la corona alucinante
de viajero
'más, preguntarle a la humanidad sabia
dónde guarda la savia
transitoria
de tanta felicidad
por decímetro cuadrado
-dónde-
si  ya no responde
por estar
tan en sí misma

los ángeles. los ángeles, como siempre, adorables. Febrero y sus costas
Dónde vais, que la espuma se sabe bendición  aquí

II
* me están partiendo el aire en
dos oblicuas esferas*


'no se dejan ver.    tan lejos'
-En la ambigüedad rara vez
reposa la histeria
'como si dar no fuera recibir
ni besar, versar alientos
¡ay!
"para tanto,
o, fortuna,  el gesto frágil mío
acarreaba en pos
solo una porosidad de bajas noches
'eran la s e d
sin más
Erais sed de virtud
 lo visto oído está  aquí





III
quién más sabe que cada relax
contempla su territorio
y solo lo innecesario desdeñará el propio latido*
'aquí regresa el préstamo de músicas
un proverbio
y un contagio de árboles
hasta ayer ausentes'
-el tiempo neutro
no grita
'el guión de guiños de primavera
metidita en los bolsillos
'la raya horizontal'
y ahora, imposibles,
ensartadas  van calma y ternura
cuando se porta un cielo infantil aquí
a lomos de la  vasta inocencia

 el poema   aproximado
 
 
 

 



5/2/17

ERAN BOSQUES



"Buscando mis amores,
yré por esos montes y riberas;
ni cogeré las flores
ni temeré las fieras
y passaré los fuertes y fronteras" -San Juan de la Cruz-






'de qué color son los bosques
- son del color de la intemperie cuando la sublima el estallido de los sauces-
-entretanto, escucha si un tañido de campanas se esconde entre ellos'
  'y siguen   nocturnales
'de qué poco somos dueños
'de la madrugada cuando expira
en brazos de la levedad
'del temblor de los árboles
crecidos entre ruinas
' de la cordura
que llora de hambre
'de la locura
que ríe de sed
' del amor de nadie
porque no decreta
más éxito ausente
más fracaso perenne
'del fin, porque
'il n'y a pas d'amour heureux'

'y encontraba   el eco recurrente
'es hora de la mudanza/la variación
 una vez
y mil veces mil...
la misma
pregunta
que riqueza es
vida
y vida,
luna y luna,

volandas
 y volandas, hombros repletos
de abecedarios.

'los bosques callandito  y una ráfaga de medio ruego
con el imparcial
"aquí vivió nadie"
y a su pesado porvenir  aguarda entonces un turno mágico
- la infrecuencia
-la de siempre
-los ojos entornados
 -tres brazos marchitados
silbando surcos de tanto y tanto

 -una apostura  entre s u e ñ o s
 -
un estrago de utopía vestida seda virgen y una viola da gamba     aquí mismo
'serán más  bosques de exacta cuenta atrás en segundos sin prisa
 azul transparente la mañana amanecida.
' amor intermitente
bajo los ojos que dicen ver
y eran ciegos de noria aquí

que
te
mira'