ni chivatos ni chivatas ni agentes secretos

9/1/11

PERDIGONES

A éstas que cae por mis manos cual maná apetecido 'El dardo en la palabra'.
Bien.  De estar entre nosotros el señor Lázaro Carreter,  sin lugar a dudas habría dedicado un espacio de su glosario  a alguna barbaridad que se le quedó en el tintero por falta de tiempo o por inoportunidad del mismo.
Ahora,   para suerte y deleite de quienes  lo leímos en vida,  el  Heraldo  nos sirve los  sus dardos en bandeja, a precio simbólico de regalo.
Como reconocimiento personal, me permito ilustrar este pasaje con unos perdigonazos, a expensas de reconversión en dardo. Desde donde esté vigilando la autoridad, sabrá de sobra disculpar mi atrevimiento.
Vamos a ellos.
1. El motu propio. O sea , como la vespino particular, volando y cortando el viento, llega a nuestros oídos imparable, como si tal cosa.   Hay que oirlos a ellos, las más de las veces es a ellos, aunque últimamente también ellas se montan alegres en la motu propia,  ¡quia!  Ni punto de comparación lo que hagan de esta guisa, vamos!
2. La climatología.  Se nos mete por todos los poros de la piel, máxime en invierno, por el rigor. Y en verano, por la calor. 'Aquí , mire usted, la climatología es muy, muy, muy dura, si lo sabré yo'. Y nada, a medir la climatología , que ya les vale. 'Hoy  los mercurios marcan la friolera de diez grados o así de climatología'. Lo nunca visto.
3. La Analítica.  '¿Sabe?  Mañana me hacen  la analítica'. ¡Hala pues!  Donde esté una analítica bien hecha que se quite cualquier análisis de sangre o de qué sé yo qué,  clínico fiable.  Pero lo dicen  no solo los  sufridos analizados de a pie, sino con gran seguridad en sí mismos los del personal de la materia.... gris...que campean que es un gusto con diccionario bajo el brazo,  por si acaso.
No hay quien ponga freno a estos voc(h)ablos que forman parte de nuestra conversación y nuestras mesas mientras esperamos nos sirvan los entrantes.
4.y 5. 6.  Otro día daremos cancha a los cada día más intrépidos a priori ,  a posteriori y a groso modo. Que éstas sí son perlas buenas, a fe. Hoy sería dilatar innecesariamente el artículo. Y admitiendo que 'lo bueno si breve dos veces bueno ',  mejor pararlo  a tiempo.
Que lo disfrutéis, queridos seguidores.

No hay comentarios :

Publicar un comentario