ni chivatos ni chivatas ni agentes secretos

26/1/11

¿CUÁNTOS SOY



¿Qué somos? ¿Lo que aparentamos?
Como mínimo somos lo que somos (1)
Y lo que comemos (2)
Y lo que leemos (3)
Y lo que amamos (4)
La relación se torna insensatamente larga.
Me quedo con el primer epigrafe, que da mucho de sí:
No es fácil tomar conciencia acerca de quién se es si no sabemos quiénes somos a la vista de los demás.
Sucede que en la vida privada, sin que concurra absolutamente ningún factor testigo, proyectamos nuestro verdadero perfil: particular, intransferible. Es entonces cuando uno se siente ser. Y paralelamente ponemos en juego como etiquetas para que los demás nos vean en esa otra realidad, maquillada o al menos controlada, de la que también somos dueños. Lo que ocurre en cuanto dejamos de estar solos.
A costa de pensar y decidir quién diablos soy llego a la conclusión de no ser aún nadie.
Descorazonadora la duda. Pensaba estar en posesión de mi filiación por la que, dícese, pasaré a la historia, cuando me asalta la voz de la conciencia reprochándome mi maldita 'doble' personalidad. Solo oigo un rumor acuoso que proclama mi inocua verdad: "..Pero si es "buena gente"...!

No hay comentarios :

Publicar un comentario