ni chivatos ni chivatas ni agentes secretos

5/2/17

ERAN BOSQUES



"Buscando mis amores,
yré por esos montes y riberas;
ni cogeré las flores
ni temeré las fieras
y passaré los fuertes y fronteras" -San Juan de la Cruz-






'de qué color son los bosques
- son del color de la intemperie cuando la sublima el estallido de los sauces-
-entretanto, escucha si un tañido de campanas se esconde entre ellos'
  'y siguen   nocturnales
'de qué poco somos dueños
'de la madrugada cuando expira
en brazos de la levedad
'del temblor de los árboles
crecidos entre ruinas
' de la cordura
que llora de hambre
'de la locura
que ríe de sed
' del amor de nadie
porque no decreta
más éxito ausente
más fracaso perenne
'del fin, porque
'il n'y a pas d'amour heureux'

'y encontraba   el eco recurrente
'es hora de la mudanza/la variación
 una vez
y mil veces mil...
la misma
pregunta
que riqueza es
vida
y vida,
luna y luna,

volandas
 y volandas, hombros repletos
de abecedarios.

'los bosques callandito  y una ráfaga de medio ruego
con el imparcial
"aquí vivió nadie"
y a su pesado porvenir  aguarda entonces un turno mágico
- la infrecuencia
-la de siempre
-los ojos entornados
 -tres brazos marchitados
silbando surcos de tanto y tanto

 -una apostura  entre s u e ñ o s
 -
un estrago de utopía vestida seda virgen y una viola da gamba     aquí mismo
'serán más  bosques de exacta cuenta atrás en segundos sin prisa
 azul transparente la mañana amanecida.
' amor intermitente
bajo los ojos que dicen ver
y eran ciegos de noria aquí

que
te
mira'





 


16 comentarios :

  1. Somos dueños de muy poco. Yo me he sentido dueña de estos versos espléndidos por este momento. Pero tampoco me pertenecen. Sin embargo, se goza mucho mientras que nos creemos dueños de algo.
    Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
  2. Nada nos pertenece, Pilarica pero a pesar de todo somos dueños del mundo desde el mismo momento en que nos sentimos vivos.
    Bendita seas, preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Hoy los versos huelen mejor que nunca.
    Y lucen magníficos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Esa fotografía del medio es rara y hermosa en su variada muestra de vegetación silvestre y plantas cuidadas, como los versos que compartís hoy, Pilar, un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Hacía tiempo que no te veía por aquí y me ha algrado mucho volver a leerte.Besicos

    ResponderEliminar
  6. xDiooooSSSSS!!! tú y yo mi querida PILARA tenemos telepatía o algo extraño une nuestros pensamientos porque acabo de escribir una entrada hablando del bosque en mi blog( aun ni la he publicado, vengo aquí y jajaja) en realidad es metafórica sobre base real, pero nadar que ver con tu maravillosa lírica .. ¡más quisiera yo! apabullas cuando dejas sueltas a tus letras campando por los sentimientos más íntimos a la vez que las enredas en este paisaje verde frondoso de este precioso e increíble bosque de tu escrito... jo! y encima es que no sabía lo que era una viola de gamba jajaja ( gracias bis) la estoy escuchando ahora mismo mientras te escrito... Mmmm qué bonito suena. .. como espero este bosque frondoso que te habita tb suene hondo y poderoso de nuevo tras esa estancia zurciéndote un poquito a ese inmenso pulmón a juego con tu corazón .... ( tú ya meeentiendes.... que espero estés fantástica de salud .. jaja por si no me explico ; ) y ya lo dejo por ahora aquí mi querida PILARA ... huelen maravillosamente bien tus letras, saben fantásticamente bien tus escritos y tú aun mejor que todos ellos si como espero respiras hondo profundo y fantásticamente bien de nuevo... aquí en tu bosque se te ve preciosa ... Mmmmmm...y encima como si fuera de verdad... todo inmensamente frondoso y verde. Gracias preciosa!!


    Mil besos cuajados de musgo verde intenso, jaspeado de canthaerlus dorados y sonrientes para ti!


    MMuaaaaaaksS! inmeeeenso como bufandas para que te abriguen mucho muchísimo !!!

    ResponderEliminar
  7. Sabes qué sentía mientras te leía? Venía a mi mente una y otra vez el título de Kundera: La insoportable levedad del ser.
    Sentia frágiles y etéreas tus palabras, pero,que al unirse cobraban un sentido mucho más poderoso.
    Me alegra volver a leerte!

    ResponderEliminar
  8. Qué limpia belleza.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Eran bosques. Y son. Y respiran. Somos dueños de algunas cosas. Pero no siempre. Solo lo leve siempre. Solo el bosque nos aguarda. Y el agua. Y el viento. Y solo es nuestro lo que dejamos ir cuando ha de irse. Solo eso permanece. Eso y la música, que es el siempre de los siempres

    ResponderEliminar
  10. Bonitos versos, y excelentes fotografías; me encantan. Las tres son hermosas.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  11. Del color de tus sueños y tus palabras, así eran los bosques.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Vuelves pisando fuerte Pili, con hermosos textos y bonitas fotos. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. ME DEJAS PENSANDO...!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  14. Un texto muy original y especialmente profundo. Me encanta.Y gracias por tu coemntario.-

    ResponderEliminar