ni chivatos ni chivatas ni agentes secretos

29/5/17

HUELLA Y CÉFIRO

"No sé la razón de la sinrazón que a mi razón aqueja"
              -Lope de Vega-






como casi nunca
  los remansos 
las brisas   la síncopa   el frío y la jungla se disuelven
  en huella improvisada
antes que el sol desdeñoso la desahogue

 
-las estatuas y la sal-


'la huella que no quiso ser '
porque  nada fue verdad  admitido que todo será mentira
 la huella de lo que somos
  la imagen y semejanza de nuestro lenguaje cuando expiró  el comienzo de ninguna palabra


otro equilibrio indiferente
otros  sabios postales
y  aprendices


'a Roma no voy y todos los caminos van derechitos a Roma'




'aquí va el aire
fulgente de segundos
a guarecer de sombra cualquier órbita'


ahí quedáis
si diosas de las cienmil noches
si cuento de loza fina
si  horizonte furtivo  que me abrasa   céfiro
aquí vais,
quietos todos que sois
menos desierto que páramo exitoso
los confines sagrados
​ahí gritáis      emoción​
por cada círculo imperfecto
cerrado a cal y encanto cuanto la atmósfera
apresura al  sol
ahí,   lo nada que importa vivir

 como reyes perpetuos
como ángeles custodios



tan opacos los días
tan livianas las noches

 el plazo limitado  aquí
 extra a  extra
 
 
 







17 comentarios :

  1. Muy bueno...

    Un cordial saludo
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  2. Es admirable la genialidad que tienen tus poemas.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Todos los caminos van derechitos a la misma nada.
    Allí nos veremos un día de poemas y calaveras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Este poema es uno de los más bonitos que te he leído, es una percepción personal obviamente,pero,tiene una cadencia,que entró directo a mi corazón.

    ResponderEliminar
  5. La huella, la pequeña, el viento, que borra la huella, la grande, y deja crecer la pequeña. El lamento de lo grande que no sabe ser pequeño. Y la balanza que equilibra con su plazo limitado ilimitado.

    Besos, Pilar. Con huella. Pequeña.

    ResponderEliminar
  6. En el viento, sobre el olvido, borrando huellas, llegando lejos, volando hacia la nada.
    Perdida en tus versos.
    Gracias

    ResponderEliminar
  7. Pero el sol se filtra por entre las nubes que el viento derramó y aparecen estos versos de Pili, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Tal y como aprieta el calor aun en primavera mi querida PILARA, no me extraña nada que supliques por una brisa suave que refresque mente y cuerpo porque.... nooo nos queda nada por sufrir a los calores del verano! xD! qué miedo si ni aun habiendo llegado ya nos achicharra ; ) y sí, aunque parece que todos los caminos lleven a Roma, no siempre nos apetece dar el rodeo que supone soportar el sopor de lo soporífero, ni aun resultando ser que en el Vaticano haya más papistas que el Papa jaja que no seré yo quien discuta de dioses con ellos ni con nadie en un mundo cada día más alejado del cielo por más que siempre esté sobre nuestras cabezas ... ; ) Como ves... no digo más que bobadas divagando según te leo y disfruto como una enana con tus palabras mi preciosa maña, a la vez q escucho estos gorgoritos del céfiro que vuelve de Monteverdi que no se si volverá o le ocurre como a mi, que no necesita volver porque nunca se ha ido aunque a veces lo parezca ( lo digo por lo lejos que ando de los blogs últimamente )


    Mil besos mi querida PILARA y que los dioses del Olimpo - que deben estar fresquitos en su Olimpo y les importa un pito como andemos aquí abajo te regalen céfiro y brisa dulce y acariciarte para hacer tus tardes tan suaves y deliciosas como tus letras en tus noches aun fresquitas!!!


    MmuaaaaaaaksS! enoooorme soplado con toodo mi cariño para que lleegueeeeeee....... hasta ti!

    Feliz tarde bonita!!

    ResponderEliminar
  9. A VECES TODO ES DESIERTOS.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  10. No tenía nada de nada de opaco ese día que hiciste la tercera foto...El sol quería entrar a raudales ;)
    Gracias.
    Me llevo tu enlace
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Y al final de cuentas, ni huella queda de nosotros.
    Un abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
  12. Lo que somos, el equilibrio entre las huellas de luz y de sombras.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Uy Pilar.... todos los caminitos si no van a Roma...tendrían que ir a Zaragoza. La belleza sigue saliendo siempre de tu pluma... Un fuerte abrazo DE NUEVO

    ResponderEliminar
  14. No sé si llego a comprender del todo lo que me cuentas, pero me dejo llevar por la cadencia hermorsa de tus versos, que me intrigan de la misma manera que me fascinan.

    Me siento más desierto qué páramo casi siempre, pero ahora hay momentos en que sólo soy un páramo desolado que busca una rendija por la que llegue algo de brisa.

    Y mientras llega el alivio y encuentro el camino, ese que no siempre lleve Roma trato de comprender la sinrazón que mi razón no entiende y me deleito con la música de Monteverdi.

    El coro de Lamento d'Arianna al que me llevas es... súblime.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  15. ...quise decir sublime, claro, ¿De que parte subconsciente salió ese acento?

    ResponderEliminar
  16. 'la huella que no quiso ser '
    porque nada fue verdad....Me quedo con estos versos. Dicen un todo.

    Abrazos mi querida Pilar.

    ResponderEliminar
  17. Me gustan tus textos Pili, y también las fotos con los que los adornas.
    Me despido ya de ti hasta Septiembre. Feliz Verano.

    ResponderEliminar